Los comienzos de la fotografía erótica. Siglo XIX y principios del XX

Algo que parece inventado hoy en día con el boom de las cámaras digitales e internet ya se realizaba desde el mismo instante en que apareció la fotografía, cuando nuestros antepasados se apresuraron a desnudar a sus cónyuges para retratarlos.

No se sabe exactamente cuando se realizó el primer desnudo ni tampoco quién lo hizo. En 1845 aparecen las primeras vistas en forma de daguerrotipos de pequeño tamaño. Generalmente esas mujeres eran prostitutas, bailarinas o jóvenes anónimas que por unos billetes dejaban sus prendas para inmortalizarse.

Pero para encuadrar un poco el tema de hoy, hay que decir que la fotografía erótica tiene su origen en las postales francesas eróticas. Estas postales francesas aparecieron en Estrasburgo en 1870 durante el sitio que sufrió la ciudad por el ejército alemán -supongo que para levantar el ánimo de los defensores- Se hicieron muy populares porque contaban con una reducción de franqueo respecto a la carta ensobrada.

Desde la aparición de las postales eróticas, estas se tuvieron que enfrentar contra la moralidad de la época. Por ejemplo, en 1900, el senador Berenger prohibió que en ellas se mostrase bello púbico. Este decreto no hizo más que despertar la curiosidad y lanzar a la popularidad a las postales con retratos de desnudos.

El negocio del desnudo fotográfico era muy rentable. Las primeras imágenes, por su precio, sólo se movían en las altas esferas. Cuando llegó el negativo-positivo se hizo menos costoso y más rápido. Se comenzó a masificar y tan grande fue su auge que ni las leyes pudieron con ella.

Al igual que en las cerámicas pintadas, en la escultura o en la pintura, los artistas encontraron en la fotografía y en el cuerpo desnudo de la mujer una fuente de inspiración y de realización de obras de arte.

Otra de las consecuencias que ocasionaron estas postales y fotografías eróticas de finales del siglo XIX y principios del XX fue que la lencería femenina se convirtió en objeto de fantasía erótica.

Para terminar, os dejo a continuación algunas pequeñas joyas de aquellas postales y fotografías que fueron pioneras en el género de la fotografía erótica.

¿Qué opináis sobre ellas? Nuestros abuelos y bisabuelos no eran muy distintos de nosotros.