Los complejos sexuales masculinos

Imagen

Los complejos sexuales no son exclusivos de las mujeres, he aquí algunos de los más comunes del género masculino:

– Eyaculación precoz. Terminar demasiado pronto es una de las preocupaciones más extendidas en el género masculino. El miedo a no estar sin satisfacer a su pareja convierte a este complejo en un clásico.

– El tamaño sigue siendo sinónimo de virilidad y potencia. Es, sin duda, el complejo estrella que obsesiona a la inmensa mayoría del sexo masculino, ocasionando no pocas consultas médicas y psicológicas.

–  Valoraciones. Tras el coito viene la inseguridad sobre si se ha estado a la altura de las expectativas. De manera casi obsesiva, muchos hombres descargan una batería de preguntas sobre su actuación.

– Medirse con otros amantes anteriores de sus parejas. Ya sabemos que las comparaciones son odiosas, pero esta es una inseguridad típicamente arraigada en el machismo debido principalmente a la baja autoestima. Los celos derivados por las relaciones anteriores de su pareja son las manifestaciones más comunes.

– La penetración anal. Ya sea a su pareja o la estimulación anal por parte de la mujer al hombre, plantea para muchos de ellos un conflicto psicológico importante al asociar estas prácticas como exclusivas de la homosexualidad.

– El gatillazo. No tener una erección o no llegar a eyacular supone para muchos hombres identificar este hecho, normalmente aislado, como un principio de impontencia.